Creación de un enemigo

Recurso al miedo y la rabia mediante la fabricación de una confrontación con algo que se presenta como el Mal



El miedo y la rabia son dos emociones básicas de nuestro cerebro reptiliano, su zona más antigua. Son muy poderosas y sólo las personas con un cierto índice de formación y educación filtran sus reacciones con el razonamiento. Al presentar al público un enemigo se excitan estas reacciones básicas, y se conecta fácilmente con la rebeldía, la desesperación y el inconformismo. Algunas ideologías explotan estos mecanismos emocionales para atraer a cierto tipo de personas mediante una visión dialéctica del mundo, consistente en una lucha sin cuartel entre grupos, donde siempre hay opresores y oprimidos. En el fondo late el recurso a la violencia, implícita o explícita, puesto que la convivencia se presenta como una lucha, no como un camino de entendimiento y colaboración.

En una época de paz como la actual y en el contexto de un mundo rico donde los problemas reales se desdibujan en una sociedad consumista y hedonista, la presentación de estas "luchas" pueden llegar a ser muy atractivas, porque dan sentido a vidas que de otro modo serían aburridas e insulsas.

La dialéctica empezó por la lucha de clases, que se convirtió en el conflicto tradicional por antonomasia. En la actualidad se ha extendido a otras: el sexo (que denominan género por cuestiones ideológicas), las minorías étnicas y culturales, las razas y la orientación sexual. Se crea el concepto de Patriarcado que implica violencia estructural.

El método se desarrolla generando un rechazo hacia algo o alguien de quien se construye un retrato malvado. Se provoca así la antipatía hacia el adversario, adjudicándole características que inspiren repulsa, como la mala intención, la falta de ética, la corrupción o culpándole de un problema. Las acusaciones suelen tener parte de verdad, pero ésta se magnifica y se saca de contexto.

La nueva izquierda se mueve cómodamente en estos presupuestos del conflicto, pero es igualmente utilizada por la derecha, con menos éxito.


Otros métodos de manipulación

Ciudadano Crítico