PUBLICO - La suspensión de contratos por la covid-19 también penaliza más a las trabajadoras

19 JUN

Analizamos esta noticia de Diario Público con titular:

La suspensión de contratos por la covid-19 también penaliza más a las trabajadoras

Y subtítulo: Los ERTE de ese tipo afectaron en abril a un 11,5% del total de mujeres ocupadas, frente al 10% de los hombres

Traemos esta noticia como ejemplo del establecimiento de una agenda ideológica en un medio de comunicación. Diario Público, un medio con línea editorial de izquierdas, en este caso intenta defender posiciones feministas al señalar "injusticias" de discriminación por sexo hacia las mujeres.

Alude al dato del Ministerio de Trabajo: 
"En abril, hubo 2.106.030 trabajadores con derecho a paro al estar incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de suspensión de contrato, de los cuales 1.062.311 eran hombres y 1.043.719 eran mujeres." 

Según estos datos, hay más hombres que mujeres afectados por ERTE. Es decir, la discriminación, en todo caso, la sufrirían los hombres.

Pero aclara:
"Sin embargo, se trata de una impresión engañosa, porque en afectados potenciales (es decir, en el total de ocupados) el colectivo masculino supera ampliamente al femenino. En concreto, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), España contaba en el primer trimestre de 2020 con un millón y medio largo menos de trabajadoras (9.020.000) que de trabajadores (10.661.200)."

Nos llama la atención el concepto de afectados "potenciales". ¿Quiere decirse que cualquier dato estadístico laboral tiene que replicar la exacta proporción entre hombres y mujeres de la EPA?

Y saca la conclusión:
"Eso significa que el impacto de los ERTE de suspensión de contrato, (...) fue en abril del 10% en el caso de los hombres y del 11,5% en el de las mujeres.

Nos preguntamos en CC si un 1,5% de diferencia es suficiente para titular que hay una discriminación significativa entre sexos.

¿Se puede inferir que por haber una proporción de ocupados hombre-mujer en la Encuesta de Población Activa, esa proporción se tiene que repetir exactamente en la estadística de ERTE o, de lo contrario, sugerir que se trata de una discriminción intencionada? Máxime cuando esa diferencia es tan sólo del 1,5%.

¿Se pueden comparar los datos de la EPA con los ERTE habiéndose contabilizado los datos en fechas diferentes?

Aunque el titular no es falso en sentido estricto, sí lo es la conclusión que pretende sugerir, y no podemos dar por válidas estas conclusiones, por carecer de base científica. Información dudosa

Además, el medio publica otras informaciones que infunden claramente a error en sus conclusiones, y que pretenden apoyar conceptos del feminismo que no se ajustan a la realidad o que son excesivamente confusos. Por ejemplo, en la llamada "brecha de género", concepto polémico que ha sido puesto en duda por numerosos estudios. El propio medio publicaba una noticia donde afirmaba que las mujeres están más preparadas pero obtienen peores trabajos.
Público - Las mujeres están más preparadas, pero obtienen peores trabajos


¿A qué se refiere con "peores trabajos"? ¿Podemos afirmar que trabajos como transportista, minero, pescador de altura, militar, obrero de la construcción, fontanero o electricista son trabajos buenos? Baste citar que en todos ellos la presencia femenina es puramente anecdóctica.

La noticia citada afirma:
"La última EPA refleja la existencia de 394.300 tituladas superiores en situación de subempleo, casi el doble que hombres (218.100). Dicho de otra forma: dos de cada tres personas con un trabajo que exige menor cualificación que la suya son mujeres."

¿Puede ser que un gran número de ocupados hombres sencillamente no tienen un título universitario y por eso no están considerados como "subempleados"? ¿Puede ser que las mujeres ni siquiera se planteen esos puestos de oficios profesionales de media o baja cualificación y que prefieran trabajos más intelectuales?

Y añade:
"Sin embargo, en las categorías con más responsabilidades (directores y gerentesocurre exactamente lo contrario. El peso de los hombres (510.400) prácticamente duplica al de las mujeres (258.400). En cambio, entre los contables, administrativos y otros empleados de oficina, la proporción se invierte: 689.300 frente a 1.394.000, siempre según los datos ofrecidos por la EPA del cuarto trimestre de 2019."

Sacar la conclusión de que estas diferencias se deben a una intención patriarcal de relegar a las mujeres a puestos inferiores carece de base científica y lógica. En este asunto influyen un gran número de factores entre los que figuran: la voluntad de las mujeres de tener trabajos con menos horas y de menor responsabilidad, el deseo de conciliar mejor el cuidado de los hijos o el hogar con su actividad laboral, o la simple preferencia por trabajos de cuidados a personas o de relación (peor pagados que los que tienen que ver con cosas).

Creemos que el concepto "brecha de género" no puede explicarse como producto de una intención malvada o de discriminación voluntaria por parte de un supuesto "patriarcado" masculino, al menos de forma científica. Información inconsistente









Penalizaciones: 9


Otros artículos


Ciudadano Crítico